Blockchain: ¿ficharías a CR7 para jugar en tercera?

06-04-2017
El Blockchain es un registro de transacciones abierto, que incluye los intercambios entre dos partes de manera eficiente, verificable y permanente.

Los contratos, las transacciones y los registros de los mismos definen la estructura de nuestros sistemas económicos, jurídicos y políticos. Protegen los activos y establecen los límites de la organización, verifican identidades, y marcan las interacciones entre naciones, organizaciones, comunidades e individuos. Y, sin embargo, estas herramientas y la burocracia formada para administrarlas no han seguido el ritmo de Transformación Digital de la economía. Es como fichar a Cristiano Ronaldo o a Messi para que jueguen en tercera división. Por ello la forma de regular y mantener el control administrativo tiene que actualizarse.

El Blockchain cambiará esta situación. La tecnología detrás del Bitcoin y de otras criptomonedas, la cadena de bloques, es un registro de transacciones abierto, que incluye los intercambios entre dos partes de manera eficiente, verificable y permanente.

Con Blockchain, se nos presenta un mundo en el que los contratos están incrustados en código digital y almacenados en bases de datos transparentes, compartidas y protegidas contra la eliminación y manipulación. En este nuevo universo, cada acuerdo, proceso, tarea y pago tendrán un registro digital y una firma que podrá ser identificada, validada, almacenada y compartida. Intermediarios como abogados, corredores y banqueros podrían dejar de ser necesarios. Los individuos, las organizaciones, las máquinas y los algoritmos negociarían libremente e intercambiarán información entre ellos. Este es el inmenso potencial del Blockchain.

Pero esta tecnología, se enfrenta a una serie de barreras para su implantación, por parte de gobiernos, organizaciones y de la sociedad en general. La transformación aún está a muchos años de distancia. Esto se debe a que Blockchain no es una tecnología disruptiva, que puede afectar a un modelo de negocio tradicional con una solución de menor coste y superar rápidamente a las empresas establecidas. En realidad Blockchain es una tecnología emergente, que tiene potencial para crear nuevos sistemas económicos y sociales. Pero si bien el impacto será enorme, llevará décadas que Blockchain se filtre en la infraestructura económica y social. El proceso de adopción será gradual, a medida que vayan cobrando impulso las transformaciones tecnológicas institucionales.